Las enfermedades

LAS ENFERMEDADES EN PSICOSOMÁTICA 

Por el Dr. Salomon Sellam. Traducción realizada por Garazi Nieto

 

ENFERMEDADES AGUDAS

CÓMO ACTUAR ANTE UNA ENFERMEDAD AGUDA

Existen varios tipos: emergencias médicas y quirúrgicas, enfermedades agudas leves y enfermedades agudas graves.

Las emergencias médicas o quirúrgicas deben ser manejadas por especialistas en la materia. ¡No hay duda, ni ambigüedad!

Las enfermedades agudas leves pueden obtener beneficio de la Psicosomática Clínica pero, por lo general, las personas no sienten la tentación de analizar sus actividades conflictuales en este entorno único. Pero conocer las posibles actividades conflictuales que dan origen a un catarro, gripe, gastroenteritis, etc., puede ser beneficioso para evitar las reapariciones de estas enfermedades. Precisamente, una persona que vino a explorar la gripe y los catarros invernales que padecía, le permitió manejar mejor sus resentimientos de temporada y encontrarse mejor. Otra persona vio como su bronquitis desapareció en Navidad cuando tomó consciencia de que las fiestas tenían relación directa con una gran disputa familiar ocurrida en su infancia en ese preciso periodo. Por lo tanto, el Complejo Psíquico Conflictual “disputa en el territorio familiar en Navidad” seguía activo. El hecho de resaltarlo e integrarlo emocionalmente bastó para “la sobrerreacción”, dicho de otro modo, descargar el estrés almacenado.

Las enfermedades agudas graves tales como el cáncer, entre otros, se benefician mucho de la Psicosomática Clínica, mientras se siga una terapia adecuada. En estos casos, se recomienda vivamente un seguimiento tanto psicosomático como médico. Volveremos a este tema más adelante.

 

LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES ORGÁNICAS

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES ORGÁNICAS EN PSICOSOMÁTICA CLÍNICA

El tema de la prevención en medicina a menudo se define por una serie de pruebas complementarias de diagnóstico a realizar de forma periódica y regular dependiendo de la enfermedad y de la edad de la población destinataria. Por ello, la diagnóstico de cáncer colorrectal se ofrece a todas las personas mayores de 50 años, el de cáncer de mama a todas las mujeres de 40 años, etc. diagnóstico significa intentar poner de manifiesto los primeros signos llamados “subclínicos”, es decir, los primeros signos de una enfermedad. En el ejemplo del cáncer colorrectal, se busca de forma activa una hemorragia microscópica, ya que este indicio es el elemento de partida principal de esta patología. Así mismo, un tumor de mama minúsculo, imperceptible al tacto, se podrá diagnosticar al inicio del proceso canceroso. En este caso, el plan terapéutico se pondrá en marcha con suficiente rapidez con la esperanza de obtener buenos resultados clínicos. No se puede poner en duda bajo ningún concepto este procedimiento y este consejo preventivo es absolutamente necesario en un plan general de salud pública.

El ámbito de mis reflexiones se encuentra en otro nivel. De hecho, de acuerdo con la teoría, esta evidencia “subclínica” llega cuando los procesos biológicos ya se han desencadenado por los mecanismos íntimos de la Conversión Orgánica. No estamos en un periodo de prevención real puesto que ya han aparecido estos primeros síntomas. Si fuéramos más meticulosos, la verdadera prevención se situaría incluso antes del comienzo de los procesos biológicos. Es precisamente aquí donde el término prevención adquiere toda su dimensión gracias a un análisis de su propia historia, del examen de su árbol genealógico, etc.

Para que me entendáis mejor, a menudo utilizo una imagen para ilustrar mi objetivo. Al inicio de cualquier enfermedad, existe una actividad psíquica conflictual no detectable, materialmente imperceptible. Luego se intensifica y se materializa progresivamente siguiendo un camino preciso hasta desembocar en un síntoma orgánico. De la actividad psíquica no detectable nos dirigimos hacia una especie de materialización orgánica. La Psicosomática Clínica posee algunos medios diagnósticos para desvelar estas actividades conflictuales “latentes” gracias, particularmente, a la escucha atenta del discurso de la persona objeto de estudio. He aquí un ejemplo demostrativo.

Una joven enfermera de 40 años vino por los dolores de cuello que sufría, que eran cada vez más incapacitantes. Ella los achacaba a su trabajo en el que tenía que mover personas mayores para el aseo y las curas. En los primeros diez minutos de conversación ella mencionó un número significativo de veces “mi hija”, “mi marido” y “mi casa”. Mis neuronas entrenadas habían deducido que había una actividad conflictual centrada entorno al nido familiar en relación orgánica con el pecho y no con el cuello. Un breve interrogatorio en ese sentido confirmó esta suposición y por ello pasamos a otro terreno conflictual donde destacaba una mastosis bilateral. A nivel metodológico exploramos este síntoma y destacamos una gran “historia familiar de nido” con “previsible agravamiento”. Unos meses más tarde esta mastosis había desaparecido y con ello los dolores de cuello. Os doy la solución para el cuello, para su caso y no hay que generalizar: desacuerdo entre lo que pienso y entre lo que hago.

En teoría, este tipo de exploración puede tener lugar en cualquier momento, pero, en realidad, no estamos demasiado acostumbrados a realizar una actuación como esta.

LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

GENERALIDADES SOBRE EL SEGUIMIENTO TERAPÉUTICO DE LAS ENFERMEDDES CRÓNICAS

Precisamente es aquí donde la Psicosomática es la más indicada, por dos razones.

La primera es práctica. Estos estudios, estas investigaciones en psicopatología, apasionantes a fin de cuentas, no se han podido poner al día sin la participación activa de todos los pacientes que han venido a consulta. Con estas palabras quisiera agradecerles desde el fondo de mi corazón porque sin ellos ¡ni Psicosomática Clínica ni psicoanálisis, ni cualquier otra terapia! Su sagacidad, su congruencia, su deseo de vivir, la esperanza de mejorar y de curarse nos empuja a los investigadores de la salud a encontrar soluciones adaptadas a su necesidad. De hecho esto último es simple: “No quiero sufrir tanto”, “quiero vivir mejor” aunque la evolución de su enfermedad no sea necesariamente peyorativa. Así que cuando recibo un nuevo paciente siempre me hago la misma pregunta: ¿qué voy a aprender de nuevo para él y, gracias a él, para los siguientes?

La segunda es estadística. Comparemos lo que es comparable. Me establecí por primera vez como médico generalista en 1983 y, si hacéis el cálculo, han pasado 24 sin contar los siete años de estudios. Como a todo médico el ejercicio de la medicina me ha mostrado de inmediato las fortalezas y las debilidades de la teoría médica. Por lo tanto, es impensable obviar la mayor parte de los casos y una asociación Psicológico/Somática sería muy apreciada por parte de todos los actores de la salud: pacientes y médicos. Por un lado, la práctica diaria del seguimiento de una persona que presenta una enfermedad crónica como la diabetes, reumatismo, dermatosis, entre otras, se ha convertido en acompañamiento terapéutico paliativo, con el fin de asegurar la máxima comodidad al enfermo relegando al armario la palabra “curación”. Esto es ya un gran paso y sería absurdo ignorarlo. Por otro lado, los resultados clínicos a largo plazo no resultan tan convincentes como los folletos publicitarios distribuidos. Por ello, todos se hacen la siguiente pregunta: “¿Existe una o varias posibilidades de mejorar, aumentar la calidad de vida y, por qué no, curarse incluso si la creencia habitual no transmite en absoluto este tipo de pregunta?”

Me he hecho esta pregunta en innumerables ocasiones, por instinto porque la renovación regular de recetas comenzaba a forzarme a encontrar otras soluciones. Así fueron invitadas la homeopatía y la medicina china. ¡Cuántas satisfacciones nuevas! ¡Cuántos resultados clínicos! Recuerdo un episodio peculiar cuando trabajaba en la Isla de la Reunión, en concreto en Tampon. Un taxista estaba muy incapacitado por una sinusitis crónica que acababa regularmente en laringitis y en bronquitis sobre todo en período húmedo. Los tratamientos a largo plazo demostraron ser ineficaces. El taxista vivía en Cilaos, un lugar magnífico y…muy húmedo. De hecho su calvario duraba todo el año. Algunos drenajes fitoterapéuticos y cinco sesiones de acupuntura con diez días de intervalo acabaron con su sinusitis. Las consecuencias de este éxito no se hicieron esperar: cada semana dirigía a mi consulta a sus colegas con inflamación maxilofacial, laringitis y bronquitis. Sin saberlo, acababa de hacer numerosos amigos y pacientes. Él, a su vez, reunía lo útil y lo agradable porque la carrera no era gratuita. Tales resultados clínicos son bastante frecuentes en homeopatía y en acupuntura, pero ¿qué pasa con la esclerosis múltiple, la diabetes, la enfermedad de Parkinson, entre otros? Por ello mis centros de interés se dirigieron hacia la Psicosomática. Hoy, con la Psicosomática Clínica, estoy en condiciones de demostrar la utilidad de tal procedimiento motivado por la existencia de una enfermedad crónica. Los resultados obtenidos por los pacientes que se han podido beneficiar de la Psicosomática Clínica son muy alentadores y me empujan a ir más lejos en mi investigación clínica. Numerosos testimonios lo demuestran, testimonios de pacientes y de lectores gracias a mejoras o curas llamadas “textuales”. Os invito a hojear las siguientes secciones donde la Psicosomática Clínica se expresa de lleno.

Una vez más, la Psicosomática Clínica no es más que una herramienta suplementaria en todo el arsenal terapéutico que nos dirige hacia nuestro camino de evolución personal y, tras ello, propone un cambio interior para encontrar una serenidad con el fin de tomar una cierta distancia con nuestra propia vida y la de nuestros antepasados. Por lo tanto ofrece la posibilidad de una especie de reconciliación a gran escala en la que cada peldaño está ocupado por un miembro de nuestro clan al que estamos inconscientemente unidos.

 

ORL

PSICOSOMATICA CLÍNICA Y ORL

Los resultados más constantes referentes a las patologías inflamatorias crónicas tales como las anginas, sinusitis, rinitis alérgica o no y las otitis. A estos se suman los problemas de olfato como la anosmia. Para los acúfenos, se está estudiando una nueva pista a partir de la energética china, con una vibración de muy buenos resultados clínicos. No voy a dejaros en la incertidumbre y os la ofrezco con mucho gusto.

Análisis Psicosomático de los acúfenos

El oído está rodeado por un meridiano específico: el de la vesícula biliar. Mediante la combinación de estos dos enfoques (psicosomática y energética) llegamos a la siguiente conclusión a partir de las palabras clave de este órgano: cólera contenida, injusticia, vergüenza, rencor y celos. (Uno o varios temas pueden afectar a la misma persona). Estos sentimientos, después de haber superado ciertos umbrales de tolerancia, sobrecargan este meridiano que se aprovecha para descargar toda esta energía acumulada de rencor, vergüenza, injusticia y/o celos a una de sus dos extremidades: el oído o el pie (esguince, especialmente algodistrofia). Por lo tanto el tratamiento de los acúfenos corresponde a la de la cólera contenida todavía en actividad, de la injusticia sufrida, de la vergüenza no expresada, del rencor presente consciente o no en nosotros y de los celos. Propone recorrer un camino de evolución personal con el fin de ver todo esto con un poco más de distancia y una de las frases claves es la siguiente: cuanto más rencor tengo más aumentan mis acúfenos, cuanto más cólera contenida más aumentan en intensidad. De esta manera una encantadora azafata vio cómo disminuían sus acúfenos en más de la mitad en el espacio de unos meses.

NEUROLOGÍA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y NEUROLOGÍA

La neurología se considera como una medicina dentro de la Medicina. Ha sido necesario crear un vocabulario específico para comprender la neurología que es esencialmente descriptiva. También es tradicional considerar esta disciplina más diagnóstica que curativa a pesar de que numerosas moléculas o técnicas terapéuticas se hayan sucedido en el tiempo. La experiencia en esta disciplina es importante por una simple razón: los resultados clínicos son muy variables y la cronicidad es la norma para la mayoría de las patologías neurológicas. Así pues, hemos visto, en desorden, una parte del catálogo neurológico: dolores crónicos, esclerosis múltiple, neuropatías, cefalea en racimo, cefaleas en general y migrañas, hemiplejias, accidentes vasculares cerebrales, neuralgias, Parkinson, vértigos, etc.

A nivel de resultados clínicos, se han obtenido numerosos resultados satisfactorios gracias a la Psicosomática Clínica y hay que destacar un elemento clave: no se puede hacer trampas con los nervios o con el dolor. Cuando el resultado es positivo no tenemos la necesidad de “regatear” durante horas. Esto es lo que les ha ocurrido a varios pacientes con una de las patologías ya mencionadas. He aquí un regalo, el Análisis Psicosomático de la enfermedad de Parkinson. Debería decir “el Análisis Psicosomático de la historia de una persona afectada de esta enfermedad”.

El Análisis Psicosomático de una enfermedad de Parkinson

Esta enfermedad se caracteriza por una disfunción de la dopamina, un neurotransmisor. Sin embargo, este último está especializado en el control del movimiento. Por lo tanto la fuerza que se ejerce con la mano para coger una manzana o un huevo no es la misma, si no queremos hacer una tortilla. En consecuencia buscaremos una historia de control del movimiento. Esta mujer de 60 años presenta esta enfermedad y hemos encontrado el episodio programante. “Mi madre murió cuando yo tenía cinco años y mi padre se volvió a casar unos años más tarde. Mi madrastra no me podía soportar y cuando estaba sola con ella me encerraba en un armario y me decía: si te mueves, te mato y no se lo cuentes a tu padre. Tenía que controlarme sin cesar”. En este caso actúa la clásica doble coacción: si me muevo, estoy muerta y si permanezco inmóvil, sigo viva. Observareis en el pasaje una pequeña inversión: lo habitual para la mayoría de la gente: mover = vida e inmovilización = muerte. Mejora en más de un 60 % en unos meses.

En cuanto a las otras patologías, se han obtenido resultados positivos para todas las algias porque, a menudo, el dolor físico no era más que la traducción de un dolor moral más o menos reprimido. Del mismo modo seguramente habréis leído la historia de la Señora Torta con su parálisis facial. Se han obtenido muchos resultados satisfactorios para los casos de vértigos, las cefaleas y las migrañas (estamos preparando un libro) pero la patología reina sigue siendo la Esclerosis Múltiple. Ahora bien, los resultados son variables: del fracaso total a la curación completa. El análisis de todos estos casos clínicos es imparcial: con contadas excepciones, todas la personas que han visto que sus signos clínicos han experimentado una regresión han evolucionado en el camino del crecimiento personal. En estos casos existen numerosas actividades conflictuales que se encierran a las que se añaden las fidelidades familiares invisibles y las fidelidades intra-familiares. Para la EM, el camino más o menor largo es cuasi-obligatorio.

GINECOLOGIA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y GINECOLOGÍA.

La ventaja de combinar la Psicosomática Clínica y la terapéutica clásica se desarrolla en el cáncer de mama. Se han observado muy buenos resultados en enfermedades benignas como las mastosis, los abscesos de mama, los problemas menstruales y de infertilidad.

DERMATOLOGIA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y DERMATOLOGÍA

Desde la puesta en evidencia del sentido biológico arcaico de la piel y de las dos principales actividades conflictuales comunes a todas las dermatosis, se han producido significativas mejoras y curaciones. No quisiera que se me tachara de “comercial” aconsejándoos un libro u otro, por ello, prefiero rebelároslo. Al mismo tiempo descubriréis uno de los medios de “encontrar” las actividades conflictuales para esta u otra enfermedad o síntoma. ¡Es mi deporte favorito!

El sentido biológico de base de la piel, la función arcaica general de la epidermis.

Para entender el sentido biológico de la piel, su función arcaica de base, entremos en la piel de un lactante. Si llora, salvo raras excepciones, su madre irá a buscarlo y lo cogerá en sus brazos para consolarle, alimentarle, o simplemente cantarle una canción. Lo habéis constatado infinidad de veces, se calma instantáneamente. Esto se puede interpretar de la siguiente manera: cuando me siento en peligro, inseguro, el hecho de estar en contacto con la piel de alguien de mi clan me tranquiliza profundamente. Ese mensaje biológico arcaico, que, desde tiempos inmemoriales, se ha imprimido en las áreas del cerebro asignadas a la epidermis. Este sentido biológico básico podría ser amplificado gracias a una consecuencia más moderna, más psicológica: cuando alguien me toca, siento que existo junto a él. Llegamos a la siguiente ecuación psicosomática:

Contacto piel con piel = seguridad, calma, protección,

Contacto piel con piel = existo para el otro.

Ruptura de contacto = inseguridad, sensación de estar en peligro,

Ruptura de contacto = ya no existo para el otro.

Deducimos las dos actividades conflictuales de base de la dermatología: separación y falta de protección/Inseguridad. Pueden ser variables en función de la historia de cada persona pero se encuentran generalmente en el centro de los debates corticales, siempre inconscientemente en actividad incluso varios años después del drama. Es así como diversos casos de psoriasis y de eczema han desaparecido. En todos los casos se ha seguido un acompañamiento terapéutico durante un lapso de tiempo no superior a un año para los más rebeldes.

El último caso de psoriasis hasta la fecha se ha resuelto en ocho meses. Comenzó a la edad de 10 años cuando su padre murió violentamente. Al día siguiente estaba cubierto de psoriasis de la cabeza a los pies. Ha evolucionado con altibajos durante 45 años. Nuestro reencuentro se llevó a cabo en una primera sesión terapéutica intensiva residencial y “esto empieza a moverse” a partir de ese momento. Se efectuó un seguimiento terapéutico regular y una profunda evolución interior, cara a cara con su padre, dio como resultado una curación, lo apoyan las pruebas fotográficas. Insistimos en la falta de protección paternal con un apoyo en el camino de duelo todavía en actividad a pesar del periodo lejano desde que ocurrió el drama familiar. Este caso ilustra perfectamente la existencia de Complejos Físicos Conflictuales siempre presentes en el inconsciente y en la emoción enquistada que busca salir para descargarse y que no consigue hacerlo. Para el paciente, esta ruptura de contacto, esta separación definitiva, resonaba a una falta de existencia, una falta de protección paternal.

Todo lo que no se expresa en un tiempo deseado,

se graba en nuestro espíritu, en nuestro cuerpo.

Vive en nosotros, desde ahora y hasta siempre.

Sólo o acompañado, finalmente hay que atreverse a expresarlo,

borrando poco a poco las huellas.

NEUMOLOGIA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y NEUMOLOGIA

Gracias a la Conversión Repetitiva a mínima, el futuro de las patologías pulmonares crónicas está en peligro. Así que, hoy, varios casos de bronquitis crónica, de dilatación de los bronquios, de enfisema y de insuficiencia respiratoria han mejorado notablemente. Os reenvio a los diferentes modos de activación de las enfermedades. La Acción Psíquica Adulta y el dejar partir….son ¡in-elu-dibles!

GASTROENTEROLOGÍA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y GASTROENTEROLOGÍA

Hoy, delante de las numerosas personas que han venido a consultar su problema de gastroenterología, el catálogo de las mejoras clínicas y de las curaciones dan regularmente cuerpo a, como ya habéis podido leer: colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, úlcera de estómago y gastritis, diarrea y estreñimiento, colitis, hepatitis, hemorroides, entre otras. Y de premio, he aquí el Análisis Psicosomático más eficaz sobre el estreñimiento (extracto de “mi cuerpo está enfermo”, volumen 1, página 266)

El Análisis Psicosomático del estreñimiento.- Señora Estreñimiento desde Siempre

Durante las sesiones de terapia de grupo, se dan algunos momentos exquisitos. Relativo al tema del estreñimiento, las tomas de conciencia pueden ser instantáneas como testimonian numerosas curaciones. El caso de esta mujer resume perfectamente la evolución de este tipo de Conversión. Pero antes de daros esta nueva clave de comprensión bajo forma de ecuación de psicosomática simple, siempre ha sido necesario proporcionar los detalles íntimos del complejo conflictual, de la fisiología del intestino grueso en general y del sigmoide en particular para lograr una integración eficaz de los pormenores del estreñimiento crónico “desde siempre”. Empecemos por la fisiología del intestino grueso.

Fisiología del intestino grueso

Nos encontramos en la recta final del aparato digestivo. La mayoría de los alimentos se han reducido a simples moléculas que han sido absorbidas al nivel del intestino delgado. De hecho, no queda casi nada que asimilar y sólo las materias, más o menos mezcladas con el agua, circulan al nivel del colon. Pero el cuerpo humano no les deja ir así como así porque todo puede ser utilizado. Así, aquí y allá, algunas moléculas perdidas son capturadas con precisión por algunos encargados de la recogida selectiva final de modo que llegados al sigmoides, los excrementos se desprenden finalmente de una cierta cantidad de líquido que les convierte así en más o menos duros para después ser almacenados en el recto antes de la evacuación final.

En el estreñimiento esta absorción de líquidos es muy importante, ya que hace que las heces sean bastante secas y que no puedan ser fácilmente evacuadas. Pueden estancarse durante varios días terminando finalmente en ese desorden que envenena la existencia de numerosas personas, particularmente de mujeres.

El Complejo Conflictual

El complejo conflictual de base de un estreñimiento en general es el siguiente: “Fue víctima de una villanía y no quiero o no puedo dejar escapar, perdonar”. Admito que no “funciona” muy bien sobre todo si esta patología se establece desde siempre, desde la infancia. Una vez más la fisiología ha venido al rescate de muchas personas. Se puede resumir una segunda versión psicosomática “insuficiencia afectiva con búsqueda eterna de afección maternal o de la persona que ha ocupado la función materna” Me explico: el agua es el símbolo arqueotipal de la función maternal, de la madre. Se reabsorbe en gran cantidad puesto que la persona concernida siente esa falta afectiva desde siempre.

El camino tomado por la Conversión

He aquí la ecuación psicosomática del estreñimiento.

1. Complejo Conflictual = Búsqueda crónica de afección de la madre, desesperadamente.

2. Aumento constante de las tensiones físicas y psíquicas.

3. La dirección pulsional, la Conversión Orgánica: ya que no puedo recibir el afecto que me falta, mi sistema psicológico de protección interpela la fisiología de la absorción intestinal del agua, símbolo de la función maternal.

4. El objeto designado para obtener la descarga tensional se representa por el intestino grueso en general y sobre todo el sigmoide que me puede proporcional cotidianamente y simbólicamente absorbiendo el máximo de agua durante el paso de materias fecales.

La curación de este tipo de estreñimiento

Para más información sobre esta sensación de falta afectiva, os reenvio a “malos alimentos afectivos “ desarrollados en mi libro Bulimia y Anorexia. Se han obtenido con bastante rapidez numerosos casos de curación gracias a un cambio general de actitud cara a cara con la historia personal. Una frase importante les ha ayudado: “No es usted quien pide todavía afecto que nunca llegará, sino su niño o lactante interior quien le pide que le alivie y el grado de estreñimiento está relacionado con el de la falta afectiva o sentimiento como tal”.

En definitiva nos encontramos delante de una Conversión Orgánica Simbólica instalada desde la misma tierna infancia. Este caso ilustra igualmente la existencia del efecto retroactivo al nivel del muro de Inhibición hecho de búsqueda eterna de afecto maternal. Se mantiene constantemente el proceso de Conversión hasta la puesta en evidencia de los mecanismos psicosomáticos íntimos. Veamos el último caso de esta lección que es bastante instructiva.

REUMATOLOGÍA

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y REUMATOLOGÍA

Se necesita un seminario de cuatro días para abordar la cuestión. Así se explica la importancia terapéutica de la Psicosomática Clínica y, hoy, ya no contamos el número de curaciones en este ámbito de acción. La precisión del razonamiento es sorprendente y los primeros pasos en este campo están a menudo vinculados a los resultados obtenidos por el intermediario de un enfoque de este tipo. Los fenómenos dolorosos crónicos como las algodistrofias, los reumatismos, la Espondilitis Anquilosante y la Artritis Reumatoide, la periartritis escapulohumeral, entre otras. Por esta razón muchos fisioterapeutas y osteópatas vienen a formarse para enriquecer su paleta terapéutica.

MEDICINA INTERNA/PATOLOGIAS HORMONALES

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y MEDICINA INTERNA

LAS PATOLOGÍAS HORMONALES

Es frecuente leer y oír que un diabético lo será toda su vida. ¡Yo pensaba lo mismo hasta el primer caso de curación! Ha sido necesario un acompañamiento de más de un año y debo decirlo, tener mucha perseverancia. Actualmente la diabetes melllitus (tipo 2) entra más en ese campo. A nivel tiroideo, los resultados son inconstantes.

ALERGOLOGÍA

PSICOSOMATICA CLINICA Y ALERGOLOGÍA

El libro, “Alergias, son más sencillas de lo que pensamos” se editó en enero de 2006. Presenta, en detalle, el fenómeno alérgico tanto en la versión médica clásica como en psicosomática. Los resultados clínicos están a la altura, incluso sin la intervención de un terapeuta, ya que varios testimonios relatan una curación textual de los que aquí tenéis un ejemplo.

Una mujer joven vino a confirmar su notable mejoría clínica así como la de sus dos hijos. Los tres eran alérgicos a la leche y a los productos lácteos. El drama de esta mujer se representa por un primer niño, muerto al nacer y que no pudo amamantar tal como ella había deseado.

Por ello, la leche y todo producto lácteo le recordaba a ese choque psicológico todavía inconscientemente activo y se convirtió en alérgica a este alimento aunque muchos niños y adultos lo toleran normalmente. Sus dos hijos posteriores han heredado esta problemática y han seguido el recorrido habitual de un alérgico: exclusión de todo producto lácteo. ¡Imaginaos el quebradero de cabeza sobre todo en los viajes!

La lectura de este libro por la abuela ha permitido entrever una solución que se apresuró a comunicar a sus nietos y a su hija. Dicho y hecho, con precaución incluso cuando les ofrece una pequeña cantidad de helado de vainilla, sin erupciones ni dolores abdominales. Una pequeña guinda sobre el pastel, si me lo puedo permitir, la madre también era alérgica al oro. Al analizar el nombre de su primera hija fallecida, ella hace una rápida relación. Se llamaba Aurélie (nombre derivado de la palabra Aurum, Oro en latín).

La experiencia clínica muestra que el fenómeno alérgico está al alcance de todo el mundo. En algunos casos se aconseja un estudio más detallado.

CONCLUSIÓN: muy buenos resultados en general.

LAS ENFERMEDADES LLAMADAS GRAVES

EL CÁNCER

Por “enfermedades graves”, me refiero a todas las patologías que normalmente tienen un pronóstico peyorativo a corto o medio plazo como la mayoría de los cánceres, la Esclerosis Lateral Amiotrófica, entre otras. Empecemos con una de ellas: el cáncer.

PSICOSOMÁTICA CLÍNICA Y CÁNCER

Como cualquier investigador, desde hace muchos años, el tema del cáncer me obsesiona bastante a menudo. Algunas veces me dormía y me despertaba con esas ideas fijas en la mente: ¿Qué se esconde detrás de esta enfermedad? ¿Cuáles son los pros y los contras? ¿Cómo abordarlo a otro nivel que no sea la pura medicina? (Esta área está destinada a la investigación y yo soy completamente incompetente en la materia). Hoy, después de más de diez años en medicina psicosomática sólo puedo presentar mis constataciones. Desde 1996, he seguido la corriente de la Descodificación Biológica y pensaba que todo era posible en medicina gracias a las primeras curaciones observadas en la práctica diaria. En cuanto al cáncer, muy pronto, me enfrenté a dificultades de todo tipo, y desde los primeros fracasos, un gran interrogante permanecía encima de mi cabeza. Habiendo actuado cada vez de la misma manera a nivel diagnóstico psicosomático y terapéutico mi conclusión fue clara: o no he entendido nada y quiero admitirlo, o la teoría era falsa o, más exactamente, necesitaba algunos arreglos. Elegí esta segunda versión ya que muchos casos de notable mejoría y de curación tuvieron lugar en otros tipos de enfermedades y sobre todo en psicología. Aparte de los problemas teóricos y diagnósticos de Psicosomática Clínica, hoy en día, mi conclusión es muy simple y ampliamente verificada:

Los mejores resultados terapéuticos se obtienen combinando la terapéutica médica y la Psicosomática. Y recordad: todos los ganadores de la lotería han probado su suerte.

En este caso el boleto es gratuito y puede resultar ganador de más de un título. Es vuestra responsabilidad gestionar vuestra historia. Los médicos están ahí para acompañaros con bondad y depende de vosotros dirigir y recorrer vuestro camino de curación. Nadie puede hacerlo por ti y no existe remedio para ello.

Algunas veces, la actividad conflictual ha ido demasiado lejos o las protecciones psíquicas están encerradas. El papel del médico también será el de acompañar el sexto instante sagrado de la vida: la gran partida. He realizado este acompañamiento en muchas ocasiones y el alentador testimonio de la familia está ahí para fortificar esta vía porque, antes de irse, la puesta en detalle de la historia familiar permite una partida más serena. También es nuestro papel apaciguar las distensiones intra-familiares.

LAS OTRAS ENFERMEDADES GRAVES

En cuanto a las demás enfermedades en las que el pronóstico vital está en juego, una exploración en Psicosomática Clínica puede iniciarse para ayudar a estas personas. Ejemplo: a partir de julio del 2003, mi equipo y yo mismo hemos hecho seguimiento a un hombre de cincuenta años con una esclerosis lateral amiotrófica cuyo pronóstico vital estaba en juego a corto plazo. Hoy en día su enfermedad se ha estabilizado y todavía sigue vivo. Este señor intenta todo lo que es posible para curarse y lo ayudamos en todo lo que pide. Es su camino.

ENFERMEDADES PSIQUIÁTRICAS

Entiendo por enfermedad psiquiátrica la psiquiatría hospitalaria de urgencia o la derivada de una patología grave que necesita un acompañamiento especializado. En este campo, hay muy poca experiencia clínica en el autismo o la esquizofrenia y, en teoría, la terapia tendría que ser más bien familiar porque una patología de este tipo sería la materialización de una historia familiar de varias generaciones.