Energética y Psicosomática

ENERGÉTICA CHINA Y PSICOSOMÁTICA CLÍNICA
EJEMPLO DEL SIMBOLISMO DE LA VESÍCULA BILIAR (VB)
Por el Dr. Salomon Sellam, (traducido por Dr. Silvano Baztan).

Este tema merece toda nuestra atención por cuatro razones fundamentales:

  1. Interviene en numerosos casos y desde que me di permiso para incluir la energética china en la Psicosomática Clínica nunca me ha decepcionado, como lo vamos a ver a continuación.
  2. La unión con la Psicosomática Clínica produce una herramienta terapéutica a no despreciar: la simbología energética de la VB está directamente unida al Superego de nuestro sistema psíquico de defensa, nuestro famoso gendarme interior.
  3. Este tema nos acerca a varias patologías muy precisas, de las que sobresalen los acúfenos, las migrañas y las cefaleas.
  4. Los resultados terapeuticos pueden ser espectaculares. En efecto, el mero poner en evidencia la relación entre una patología precisa y el resentir profundo de este órgano, ha permitido a más de una persona desembarazarse del proceso más o menos rápidamente.

En este artículo propongo entrar en detalle en estos cuatro puntos.

Energética china y Psicosomática Clínica:

Durante el mes de Junio de 1983, debuté en mi carrera de médico generalista ejerciendo la Homeopatía y la Acupuntura. Para esta última, durante esos años se dio un giro a su situación y fue introduciéndose en los hospitales. En efecto, se estableció su validación científica, a la par que experiencias concluyentes probaban realmente la existencia de una energía circulante en el cuerpo. Además, los resultados clínicos -sobre todo en las patologías osteoarticulares- vinieron a reforzar las primeras imágenes de anestesia con Acupuntura provenientes de China. A título puramente indicativo, la Acupuntura es conocida y practicada desde hace unos 5.000 años, y hoy en día existen servicios hospitalarios en los que se utiliza esta disciplina.
Aunque mi interés por las influencias del espíritu sobre el cuerpo era real, me pareció inoportuno continuar utilizando la Acupuntura en mi práctica cotidiana. Después, ciertos casos clínicos rebeldes me llevaron a reintroducirla en mi práctica en general y, sobre todo, en los abordajes teóricos. Así, varios pacientes pudieron beneficiarse de ello, y su número ha aumentado progresivamente, hasta llegar a hacerla parte de la Psicosomática Clínica. ¿Qué nos dice esta teoría ancestral?
He aquí las grandes líneas, útiles para nuestra exposición.
Primera. La observación de la naturaleza y las constataciones de numerosos investigadores, sabios, y médicos a lo largo de los siglos llevan a la evidencia de una energía interior -llamada “Chi” o “Qi”- cuyas cualidades condicionan nuestro estado de salud. Esta energía circula por todo el organismo a través de unos trayectos muy precisos, a lo largo de caminos particulares -llamados meridianos-, unos superficiales  (a nivel de la piel) y otros más profundos, bajo la piel, en el interior del cuerpo. Así, todas las partes del organismo están inmersas en esta energía circulante.
Segunda. Existen catorce meridianos principales. Los dos primeros son únicos y se sitúan a lo largo de la línea media del cuerpo, uno por delante y otro por detrás. Los otros doce meridianos son bilaterales, y se distribuyen por toda la superficie del cuerpo, a un lado y otro de la línea media. Estos últimos meridianos representan cada uno un órgano preciso, como el riñón, el hígado, el pulmón, el corazón, el intestino grueso, etc.
Tercera. A nivel de la fisiología energética, nuestro estado de  salud está estrechamente ligado a la cualidad de esta energía. Así, antes mismo de la aparición de los síntomas, los practicantes pueden evidenciar ciertas carencias energéticas o, por el contrario, ciertos excesos. Existen distintas técnicas para facilitar la circulación energética y mejorar la calidad de esa energía: la Acupuntura utiliza agujas, la farmacopea china utiliza plantas, el masaje o la digitopuntura drena o fortalece ciertos puntos precisos -shiatsu-, los ejecicios físicos como el Tai Chi o el Qi Gong.
Cuarta. Podemos afirmar lo siguiente: cuando un meridiano está saturado de energía, puede presentar uno o varios síntomas particulares, a menudo ligados estrechamente con este mismo meridiano o en relación con su simbolismo. Para comprender mejor mi punto de vista, escuchamois a la VB.Simbolismo energético de la VB
La aparición e instalación de síntomas ligados energéticamente a la VB ocurren bajo las circunstancias de una suerte de “suite” emocional muy precisa, en cuatro etapas sucesivas. Cada una de ellas posee igualmente algunos sinónimos con el fin de lograr una mejor precisión.

  1. Injusticia: traición, parcialidad, abuso, desigualdad, acusación no fundada, denuncia, delación, celos.
  2. Rencor: Resentimiento, amargura, odio, hostilidad, animosidad, desatención.
  3. Cólera recogida: Implosión, indignación, irritación, estar ulcerado, , rabia interior, estar hirviendo interiormente, cólera contenida, disimulada, enmascarada.
  4. Vergüenza: humillación, molestia, culpabilidad, escrúpulo, pesar.

La experiencia clínica me autoriza a pensar que esta clasificación se declina exactamente en este orden. En efecto, el análisis de casos de duelos bloqueados, tanto reales como simbólicos, hacen resurgir la existencia de un sentimiento de cólera recogida o expresada, incluso de rabia, la parte emergente del iceberg de la VB.
Para mí, la cólera, más o menos visible, más o menos expresada, posee una suerte de motor y su disparo no se debe simplemente al hecho de no aceptar la situación conflictual en la que se encuentra la persona. De hecho, existen dos puntos capitales:
Primer punto: cólera = descarga energética, indispensable so pena de implosión cuando es exteriorizada. En el caso contrario, va a saturar energéticamente el meridiano concerniente: la VB.
Segundo punto: los motores del molino de la cólera. De hecho, la cólera exteriorizada o no no será más que la expresión ruidosa del resentir de una veradera injusticia ligada a rencor. Sí, en numerosos dramas y situaciones conflictivas, la injusticia se coloca en primer lugar.
A menudo y casi inmediatamente, este sentimiento de injusticia está amplificado por la sensación de rencor asociado a resentimiento, asco, pudiendo así aumentar las marcas de la cólera base para acabar en odio y deseo de venganza imposibles de saciar por diversas razones. Además y en ciertos casos, el sentimiento de incomprensión viene a añadir más agua en el molino de la cólera, produciendo siempre tanta energía psíquica a descargar so pena de implosión.
Así, esta cólera puede expresarse de varios modos, volcada hacia la propia persona o hacia los demás, mostrando grandes contradicciones internas y la ausencia de solución para borrar la situación conflictual. Ésta se manifiesta en situaciones nosiempre relacionadas con el drama mismo, sino en la familia y el trabajo. Es, a menudo, más verbal -arrebatos, estar fuera de sí, irascible, lunáticos, reproches, acusaciones- que física, únicamente en relación a la propia persona (dar un puñetazo en la mesa), sobre un objeto -romper la vajilla- o modificar el comportamiento habitual (enervarse al volante, delante de la televisión o en el terreno de juego).
En la cólera retenida aparece otro sentimiento: la rabia interior. Como no se expresa o se expresa muy poco, el riesgo de implosion existe siempre.
En todos los casos, esta “suite” produce una cierta cantidad de energía psíquica, y la VB está encargada de administrarla. Y cuando los umbrales psíquicos de tolerancia son superados, intervienen los procesos de conversión para transformarla en síntoma. Veamos ahora el tipo de síntomas que podemos atribuir a la VB energéticamente saturada.

VB y patologías:
¿Por qué la VB interesa ciertas patologías y, a nivel energético, existen otras ligadas con este órgano? Para responder fácilmente, sólo hace falta seguir el trayecto de este meridiano, de la cabeza a los pies. Comienza en el ángulo externo del ojo y se dirige hacia atrás para rodear la oreja antes de descender por el cuello y recorrer el costado del cuerpo hasta el tobillo y el dorso del pie. Termina su recorrido en el cuarto dedo.
Para la psicosomatización ligada a la VB, vamos a describir tres etapas:
Primera etapa: en un acontecimiento o situación particular, la persona resiente la injusticia, rencor, cólera retenida y odio, con intensidades variables según el individuo afectado.
Segunda etapa: La saturación energética de la VB.
Tercera etapa: la aparición de síntomas ligados estrechamente a la VB. La Psicosomática Clínica ha individualizado varias posibilidades en la práctica habitual.

  • Extremo superior del meridiano de la VB: cefaleas, migrañas y acúfenos.
  • Extremo inferior del meridiano de la VB: problemas de tobillo como los esguinces, algodistrofias.
  • A lo largo del meridiano de la VB: a nivel de la cadera, particularmente la artrosis.

Relación entre la VB y el Superego:
Es bastante fácil resumirla con una sola palabra: la culpabilidad. En efecto, este sentimiento de prohibición de hablar o de hacer bajo pena de desestabilización del entorno. Así, la energía recibida en un altercado verbal con un miembro de la familia queda en el interior y el sentimiento de injusticia, de rencor, de cólera retenida, más o menos mezclada con odio no hacen más que acrecentar la saturación del meridiano de la VB… Adivine lo que sigue…